¿Qué son los MOATS?

MOATS

Los fosos defensivos o moats son características estructurales y no temporales que van ligadas a un negocio o empresa. Por ejemplo no podrías decir que es un MOAT el tener un buen equipo directivo ya que no es algo que inherente de un negocio.

Activos intangibles

Las marcas más conocidas casi nunca tienen su reflejo en los estados financieros ya que en general han sido desarrolladas internamente por lo que no se pueden valorar. No por el hecho de tener una marca conocida tienes un MOAT, es importante el hecho de que por ser esa marca tengas poder de fijación de precios. Apple, Louis Vuitton tienen poder de fijación de precios gracias a su marca. Este tipo de MOAT es mucho más valioso que una patente, ya que estas aunque son útiles al final podrían llegar a perderse.

Costes de sustitución

Los costes de sustitución ayudan a poder fijar precios más altos ya que es complicado encontrar un producto que lo sustituya. Es un MOAT muy potente ya que por ejemplo SAP tiene un elevado coste de sustitución. La curva de aprendizaje para aprender a utilizarlo es elevada y una vez instaurado en una empresa es bastante improbable que se cambie a otro sistema, ya que el coste que generaría tener que readaptar a todos los empleados sería enorme.

Efecto red

Cuando el valor de un producto o servicio se incrementa con el número de usuarios podríamos decir que se beneficia del MOAT denominado efecto red. Empresas como VISA, Facebook, Paypal son algunos de los ejemplos de efecto red el cual es uno de los MOATS que aportan una ventaja competitiva muy sólida para la empresa. Suele ser una ventaja competitiva ligada al mundo digital.

Ventaja de costes

Las ventajas de costes son más relevantes cuando el precio es un factor importante a la hora de tomar la decisión de compra. No es uno de los fosos más fuertes ya que una ventaja en costes debida a procesos puede sufrir la copia de estos por un competidor.