Fondo Icaria Cartera Permanente
<< Una cartera para las 4 estaciones del ciclo económico >>

Descubre en qué consiste la cartera permanente y cómo te protege de la inflación, conteniendo la volatilidad y rentabilizando tu patrimonio a largo plazo.

Te lo explica en este vídeo, Carlos Santiso, Gestor de fondos de Icaria Capital.

Tienes todos los detalles de Icaria Cartera Permanente a tu diposición en nuestro dossier informativo en PDF y en los diferentes artículos que hemos publicado.

25%

ORO

25%

MSCI WORLD

25%

BONOS

25%

CASH

Asignación de activos de Icaria Cartera Permanente actualizados a: 07.05.2020

DATOS DEL FONDO

Comisión de Gestión

0,50

Depositaría

0,10

ISIN

ES0147491007

Activos Bajo Gestión

7M

Riesgo

4

Icaria Cartera Permanente

La Cartera Permanente de Icaria Capital nace tras un proceso largo de análisis. Nace en un fondo que ya está en marcha pero que cambiará nombre, folleto, filosofía y comisión.


¿Por qué hacerlo desde un fondo ya en activo?

 

Los partícipes de Icaria Capital son conocedores del proyecto de la Cartera Permanente y muestran su apoyo a la misma. Lo que pretendemos hacer con este cambio de filosofía es eliminar el criterio discrecionar a la hora de realizar el Asset Allocation.


Es fundamental que los pilares sobre los que se construyen la cartera partan desde el conocimiento profundo de la macroeconomía y de los fundamentos económicos.

Una vez se establecen estos pilares mencionados, se estructura el diseño de la cartera automática para amoldarlo a una cartera permanente.


La cartera permanente de Icaria Cartera Permanente

La filosofía de la cartera permanente se mantendrá intacta. Podéis ver en este artículo una gran cantidad de mitos sobre la cartera permanente.

Hemos leído y estudiado la obra al completo de Browne, por lo que intentamos trasladar sus valiosas enseñanzas de la forma más pura a la cartera permanente de Icaria Cartera Permanente.

Una cartera para las cuatro estaciones del ciclo económico

Nuestro principal objetivo es construir una cartera que funcione en cualquier entorno económico.

 

La filosofía de inversión surge tras un profundo análisis de todas las variables económicas que tienen incidencia en los diferentes activos financieros.


No solo esto es importante, sino también lo es explicar el comportamiento de los activos financieros en momentos de estrés o crisis.

El objetivo de ello es intentar que los partícipes tengan una trayectoria sin sobresaltos, reduciendo la volatilidad de la cartera sustancialmente.

La cartera permanente y los ciclos económicos

La base de lo que vamos a tratar en este punto es la increíble “Cartera Permanente” inventada por el genio Harry Browne en 1987 (existía una versión anterior menos simple).

Partimos de algo que lleva funcionando más de 40 años y con cambios mínimos en la composición de la cartera.


La robustez de este planteamiento está más que contrastada.


La cartera permanente cumple varias premisas básicas: Es sencilla de aplicar, funciona bien en cualquier entorno económico y su objetivo principal es conseguir retornos atractivos con la mínima volatilidad y pérdidas latentes por el camino.


 

¿En qué se basa la cartera permanente? 

La economía puede atravesar diferentes fases que perjudiquen a los ahorros que tenemos invertidos, estas fases básicamente las podemos reducir (simplificando) a 4:


1) Auge: Son los periodos en los que todo en la economía funciona correctamente. El PIB sube, la tasa de paro es baja y en definitiva las empresas están en su mejor momento del ciclo económico. ¿Cuales son los activos que mejor se mueven en este entorno de mercado? Las acciones. Es sencillo entender que cuando todo funciona bien las acciones son las grandes beneficiadas ya que son la representación de las empresas en el mercado de valores.


2) Crisis: Los periodos de crisis son los más duros para la sociedad. El PIB cae, la tasa de paro aumenta y todos los indicadores macroeconómicos se deterioran. En un entorno así parece complicado que existan activos que lo hagan bien. ¿Los hay? La respuesta es si: los bonos soberanos de alta calificación crediticia (los más seguros como USA y Alemania) y el oro que actúa como refugio en momentos de incertidumbre.

Además de estos dos hemos detectado otros activos que lo hacen bien y que ayudarán a reducir la volatilidad de la cartera en momentos complicados.


3) Deflación: Un entorno de deflación es un entorno complicado para la mayor parte de los activos. Implica bajos tipos de interés (situación actual) y los beneficiados más destacables en este entorno serían los bonos soberanos.


4) Inflación: En periodos inflacionarios las acciones dependiendo de la intensidad de esta inflación pueden funcionar bien. Si hay algo que funciona muy bien en periodos inflacionarios es el oro. Además de funcionar muy bien en periodos inflacionarios funciona bien en momentos en el que la masa monetaria se incrementa considerablemente, es decir, se imprime dinero (situación actual en lo referido a la masa monetaria) o hay un shock de mercado.


Características de la cartera permanente

Hemos visto por lo tanto los principales entornos económicos en los que nos podemos mover y hablado de todos los activos que se comportan bien en cada uno de ellos. Partimos pues de una cartera que cumple las siguientes características:


Seguridad: Ante cualquier evento económico habrá unos activos que respondan bien y compensen la volatilidad y pérdidas de los otros.


Estabilidad: Uno de los objetivos de la cartera es reducir la volatilidad a casi un tercio de lo que obtenemos a través de la bolsa. La estrategia está estructurada para la gente no sufra grandes preocupaciones y pueda obtener aún a pesar de ello retornos satisfactorios.


Simplicidad: Lo que hacemos es sencillo de explicar y de entender. Para nosotros esta es una premisa que debe cumplir ineludiblemente cualquier inversión de los clientes que depositan su confianza en un fondo como el nuestro. Huimos de lo complejo y difícil de explicar. La filosofía y estructura del fondo se explican en menos de 30 minutos.


Resultados

En los 80 Browne nos habla de la actual cartera permanente, una cartera más simple. Su filosofía es digna de estudio por lo que vuelvo a recomendaros leeros toda su obra, merece la pena.

Rentabilidad nominal

Los retornos nominales (sin descontar inflación) de la cartera permanente en dólares desde 1973 son los siguientes:



Como veis son unas rentabilidades muy estables e interesantes. La cartera permanente en este periodo ha navegado por todo tipo de situaciones saliendo de forma airosa de todas y cada una de ellas.


Las rentabilidades son en dólares ya que para tener un histórico de datos fiables tenemos que irnos a Estados Unidos. Los activos europeos tienen menor fiabilidad en un plazo tan extenso. De la misma forma es complicado medir en un periodo tan amplio una cartera permanente en euros debido a la irrupción del mismo ya superado el año 2000.


Aún siendo rentabilidades en dólares nos da una idea muy interesante de la robustez de la misma. Podemos ver que en un periodo tan amplio hay muy pocos años negativos, y en el caso de haberlos las pérdidas son muy reducidas.


La síntesis de los resultados sería lo siguiente:


Una rentabilidad nominal anualizada del 9%, impresionante. Tiene un mérito enorme si consideramos con la volatilidad que lo ha hecho, tan solo un 7,5% y es que estamos hablando de la mitad de volatilidad que la renta variable americana.

Destacar también que la pérdida máxima durante el camino (desde 1973 hasta mayo de 2020) ha sido de menos de un tercio (en relación a la renta variable), algo reseñable.

Uno de los aspectos fundamentales para el cliente conservador es que la probabilidad en el periodo analizado de obtener retornos negativos en periodos donde la inversión se mantuviese al menos 3 años, fue del 0%. Siendo en el caso de la Renta Variable americana de un 12%.


Estos 3 aspectos son los pilares a analizar para cualquier perfil conservador:


  1. Rentabilidad
  2. Volatilidad
  3. Pérdida máxima


En cualquiera de los 3 puntos el resultado de la cartera permanente es sobresaliente, por lo que merece la pena como veis profundizar en el concepto.


A priori estos resultados los firmaríamos la mayoría, pero para contextualizarlos es aún más importante verlos como rentabilidad real (descontando inflación) ya que es lo que nos va a permitir no perder capacidad adquisitiva, algo fundamental en el largo plazo.


Rentabilidad real

Veamos los resultados en términos reales:



Las rentabilidades en términos reales varían sustancialmente. Aún así el comportamiento de la cartera permanente en este entorno sigue siendo satisfactorio.


Es fundamental medir la rentabilidad en términos reales ya que de nada servirá obtener una rentabilidad anualizada del 10% si la inflación en ese mismo periodo ha sido del 10%. En realidad si se da ese conjunto de sucesos en un periodo de 10 años, el resultado simplemente sería mantener nuestra capacidad adquisitiva, no habríamos ganado absolutamente nada en términos reales.


La mayoría de fondos de inversión solo tienen en cuenta la rentabilidad nominal. Esto conlleva que rentabilidades obtenidas en los 70s y 80s que a priori parecen impresionantes no lo sean tanto. Dos periodos de inflación relevante como fueron esas dos décadas aminoraron sustancialmente las rentabilidades reales obtenidas por los inversores.


Es algo común analizar rentabilidades pasadas y quedar impactados por rentabilidad de doble dígito en ambas décadas, la realidad es mucho menos impresionante de lo que parece. Por ejemplo en 1980 la renta variable americana obtuvo una rentabilidad del 27.9% en términos nominales. En cambio la rentabilidad real fue de un 13.8%. Sigue siendo una rentabilidad atractiva pero se ha reducido a prácticamente la mitad.


La cartera permanente teniendo en cuenta la inflación ha tenido más años negativos, aún así el camino ha sido muy estable. La pérdida máxima sufrida en un año fue de un 15,4% en el 81 (ajustada por inflación) Mientras que en el caso de la renta variable el año de mayor pérdida teniendo en cuenta inflación fue de 37,6%. Las diferencias son significativas, algo que en el caso de un cliente conservador se notará psicológicamente.


Veamos en detalle el resumen de las rentabilidades reales (ajustadas por inflación)

La cartera permanente arroja una rentabilidad anualizada por encima de la inflación del 4,6%.

Permite mantener nuestra capacidad adquisitiva e incrementarla año a año, beneficiándonos del interés compuesto de una forma más conservadora que invirtiendo en renta variable.

En el largo plazo esto marcará la diferencia; el camino habrá sido mucho más tranquilo y nuestro patrimonio habrá ido creciendo a unas tasas muy interesantes.


La pérdida máxima durante el camino ha sido de menos de la mitad en términos reales. La probabilidad de obtener retornos positivos en plazos de 5 años sigue siendo muy elevada, incluso se incrementa la diferencia con respecto a la renta variable.


Los resultados de la cartera permanente no hay duda de que son sólidos.

Al final en el largo plazo puedes esperar inflación +4% aproximadamente lo cual para el riesgo asumido es una maravilla.

Las clave (como veremos más adelante) es que las rentabilidades medias (ponderadas por peso) en ese periodo de los activos que forman la cartera han sido mucho menores al 4,6% obtenido por la cartera.


Rentabilidad atractiva, volatilidad contenida

Crisis y correcciones de relevancia

La etapa 1973-2020 es muy buena para analizar la cartera permanente. Se rompe el patrón oro y además tenemos todo tipo de escenarios macroeconómicos donde la cartera ha demostrado su robusto comportamiento.

 

Analicemos con detenimiento el comportamiento de la cartera permanente en todas y cada una de las correcciones de relevancia en el mercado de acciones. Todas las rentabilidades son en términos reales.


 

La imagen nos muestra la estabilidad de la cartera en momentos de máxima inestabilidad, una de las características más atractivas de la cartera permanente.

¿Siendo esto así como se consigue esa rentabilidad?

 

Hay dos respuestas determinantes a esta pregunta que estudiaremos en profundidad, pero os las voy adelantando:


    1. Diversificación entre activos poco correlacionados.
  1. Rebalanceo de las posiciones.

 

Los Bancos Centrales adulteran el mercado

Invertir no es nada sencillo, todo lo contrario. Aunque las bases de la cartera sean sencillas de entender, su aplicación no lo es. Aplicarlo requiere de conocimientos profundos del entorno macroeconómico y de las herramientas financieras que están a nuestro alcance.


¿A qué nos referimos?

 

Nuestro foco es siempre intentar reducir el riesgo de los partícipes al máximo. Es por ello que en un entorno como el actual donde el dólar ha subido considerablemente con respecto al euro, tomamos la decisión de cubrir parcialmente nuestra exposición a dólares para hacer más tranquilo el camino a nuestros inversores y reducir de esta forma la volatilidad.


La actualidad es muy diferente a cuando Browne publicaba sus libros. En la parte de cash Browne recomendaba invertir en bonos gubernamentales AAA a corto plazo. Actualmente esto supondría perder un 2% anual en términos reales. Permitir que suceda esto iría en contra de nuestros partícipes por lo que unicamente esta parte de la cartera se complementará con liquidez y bonos de empresas de alta calidad crediticia (media A).


Es importante entender que esta inversión en bonos corporativos se hará a corto plazo (vencimientos a menos de dos años) para minimizar la volatilidad y siempre será en empresas de alta calificación crediticia.

 

¿Ejemplos de inversiones en bonos de empresas?

Invertir en bonos de Louis Vuitton a 2021, Microsoft a 2021, Coca Cola European Partners (embotelladora) a 2022, ICO 2021. Como veis todos y cada uno de estos bonos son de empresas de primer nivel, siendo un complemento ideal en momentos como el actual (la deuda de Alemania y USA está en máximos históricos)


Su volatilidad es mínima, para entendernos en momentos de máximo estrés financiero como fue marzo de 2020 (COVID) la caida de una cartera con bonos de corto plazo y rating medio A fue de un 1,5% aproximadamente (menor a la que tendrías a vencimiento con los bonos gubernamentales a corto plazo), recuperando esta caida en cuestión de semanas.


Actualizando la cartera permanente

Los mercados han evolucionado mucho desde que Browne publicaba sus últimas obras. Recomiendo de nuevo repasar nuestro artículo sobre mitos de la cartera permanente. En este artículo Browne recomienda invertir a través de fondos de gestión activa.


En la actualidad esto no sería así, ya que encaja mucho mejor con la filosofía de Browne invertir a través de fondos de gestión pasiva. Es por ello que la parte de acciones seguirá fielmente la filosofía de Browne invirtiendo a través de ETFs de bajo coste.


Rebalanceando cartera

Los principios básicos de la cartera permanente son de reversión a la media. Browne en su increible genialidad (la cartera permanente a pesar de parecer simple goza de una complejidad infinita en su planteamiento) se beneficia del fenómeno estadístico de reversión a la media.

 

¿Cómo?

 

En el libro “The permanent Portfolio” de Rowland y Lawson (imprescindible para los seguidores de esta filosofía) se trata el tema de los rebalanceos de la cartera permanente.


La estrategia propuesta trata de rebalancear cuando uno de los activos llega a un peso en la cartera de un 35% o de un 15%.


Este rebalanceo lo que acaba conllevando es vender lo que ha subido y comprar lo que ha bajado; una simple reversión a la media implícita en la propia cartera en si. La reversión a la media conlleva un riesgo que es que los activos que más han caído, suelen seguir cayendo (durante un tiempo)

¿Qué pasa con el riesgo divisa?

La filosofía de Harry Browne es apostar por los activos locales, no asumir riesgo divisa. Tenemos que entender que Browne en sus obras comenta en varias ocasiones que el libro está escrito hacia inversores americanos.


En varios capítulos menciona la idea de crear una cartera permanente por parte de residentes no americanos, argumentando que una posibilidad acertada sería incluir los activos de tu propio país en conjunto con activos de USA, ya que es el mercado más líquido, diverso y flexible del planeta.


Por lo tanto, siguiendo la filosofía de Browne nos posicionaremos en renta variable europea en conjunto con renta variable americana. La renta variable europea tiene riesgo divisa, ya que practicamente ninguna empresa presente en el MSCI Europe tiene beneficios solo en euros, conllevando que sus flujos y por lo tanto los inversores que invierten en Europa si tengan riesgo divisa.


El TER del fondo

Las características del fondo respecto a sus costes son las siguientes:

 

  1. Comisión de gestión: 0.5%
  2. Comisión de depositaría: 0,1%
  3. Gastos de comisiones de intermediación: Practicamente cero debido a que no hay rotación
  4. Otros gastos: Los de los propios ETFs aunque los bonos serán en directo.

Teniendo en cuenta todos los costes el TER del fondo estará de media por debajo del 0,7%, estimamos que sobre el 0,69% aproximadamente.

El TER del fondo rondará el 0,69% de media. Un TER muy competitivo que se encuentra entre los más bajos de España.

Cartera Actual Icaria Cartera Permanente

A través de este artículo podrás conocer en detalle la construcción final del fondo Icaria Cartera Permanente. Te recomiendo leerlo si estas interesado en tener una cartera conservadora y robusta para el largo plazo.


Cartera en tiempo real

Podrás ver en todo momento en este enlace la composición de cartera que tenemos en Icaria Cartera Permanente. Descubre nuestro posicionamiento.

Más información

Hasta aquí nuestra explicación de la cartera permanente, si necesitas más información puedes contactarnos a través del formulario de contacto.
 
Dejamos a tus disposición más artículos en la sección de Icaria Capital que indagan sobre la filosofía de la cartera permanente y sobre Icaria Cartera Permanente. Los tienes a continuación.
 

¿QUIERES SABER MÁS?

Contenido sobre Icaria Cartera Permanente

Puedes seguir informándote y descubriendo los beneficios de la cartera permanente para tu patrimonio a través de nuestros artículos y entrevistas.