El oro como inversión

El Oro como inversión

El oro como inversión individual no ha dado unos rendimientos satisfactorios en el muy largo plazo. En este sentido hablamos como inversión individual ya que como inversión en una cartera diversificada sus resultados han sido sobresalientes.

El oro es uno de los activos que han tenido valor desde hace cientos de años. El papel principal que desempeña en la cartera permanente es el de protegernos de periodos inflacionarios. Es cierto que hay bastante escrito al respecto sobre la poca correlación del oro y la inflación, hay que profundizar en este punto.

El oro no depende directamente del crecimiento de la inflación, si no más bien depende sobre si ese crecimiento se está ralentizando o expandiendo. Este es uno de los puntos clave pero hay más. Además de la inflación también es importante analizar los tipos de interés reales, ¿se está aplicando una política desinflacionaria? Posiblemente esto tenga consecuencias en el comportamiento del oro, como hemos podido ver históricamente.

¿Qué influye en el oro?

Además de los tipos de interés reales y de la inflación también depende de la política monetaria. Hay por lo tanto 3 puntos claves:

  1. Inflación
  2. Tipos de interés reales
  3. Política monetaria

Por otro lado el oro actúa como refugio ante “cisnes negros” o eventos catastróficos. Por lo que es un activo que también nos protege en estos eventos de gran impacto sobre la mayoría de los activos financieros.

“El oro a un político es lo que el agua bendita a un vampiro”

Harry Browne nos acompaña en varios de sus libros ante un repaso histórico del funcionamiento del oro a lo largo de los años y de su relación con los políticos. El oro limita la política monetaria de los bancos centrales, es por ello que el 71, cuando la proporción de masa monetaria – oro era de 25 a 1, se rompe la convertibilidad del dólar para que los bancos centrales tengan mayor libertad. A día de hoy no hay control ninguno sobre la masa monetaria que se inyecta en el sistema, y es por ello que el oro en un contexto como este cobra mucho sentido.

Otro de los aspectos criticados del oro es la escasa rentabilidad ajustada por riesgo (volatilidad). Es cierto que no es el activo con el mejor binomio rentabilidad-riesgo, pero este no es el punto importante.

Descorrelación del oro

La clave está en que el oro es un activo descorrelacionado con la renta variable y los bonos. Este es el punto clave para entender su funcionamiento en una cartera diversificada y porque encaja más en esta filosofía que entender el oro como inversión.

Existen tres posibilidades en el mundo de la correlación:

  1. Correlación positiva
  2. Descorrelación
  3. Correlación negativa

El escenario ideal serían activos que tienen correlación negativa ya que ayudan a neutralizarse las volatilidades entre si consiguiendo de esta forma una curva resultante menos volátil. Este escenario idílico no existe, por lo que los activos no correlacionados es nuestra mejor baza para construir carteras diversificadas.

Este es el punto clave, una cartera con oro aporta mayor estabilidad al conjunto en el largo plazo

Bonos ligados a inflación

Como punto final Browne desaconseja totalmente complementar la parte de oro con bonos ligados a inflación. Los motivos son los siguientes:

  1. Uno de los roles del oro es dotar a la cartera de diversificación frente a la toma de decisiones políticas y economícas derivadas de los momentos de alta inflación. La idea de que los bonos ligados a inflación puedan asumir ese mismo rol es poco realista, ya que es de los propios políticos de quien intentamos protegernos con nuestra posición en oro.
  2. Los bonos ligados a inflación no tienen movimientos de precio lo suficientemente fuertes como para compensar las demás partes de la cartera.
  3. Tienen poco histórico y ese es un problema para determinados escenarios que aún no han sufrido.

 

Las reservas de oro son enormes. En el 78 superaban el valor de los 400b. El consumo era de aproximadamente 40 millones de onzas anuales y la producción también residual (respecto al montante total) por lo que las dinámicas de oferta y demanda son algo peculiares en el caso del oro.

¿Por qué una persona iba a querer comprar oro? Porqué es el único seguro que no depende de ninguna compañía de seguros. Porqué es el único seguro que no puede ser cancelado por un gobierno y porque es el único seguro que es reconocido y respetado mundialmente. En definitiva un seguro contra lo financiero, político y destrucción social.

Tres características principales del oro:

  1. Es imperecedero
  2. Guarda mucho valor en poco espacio
  3. Es homogéneo. Una onza vale lo mismo que cualquier otra onza.

 

Para Browne el oro como inversión no tiene sentido; el oro es una cobertura contra el caos.

Uno de los riesgos del oro es que cuando llega una crisis, muchos gobiernos optarán por vender oro para conseguir cash. Esto puede generar una fuerte tendencia a la baja en el precio del oro.

El oro en momentos de caos

Existe una relación fuerte entre el dólar y el oro (de relación inversa). En caso de deflación aparecerían numerosos problemas no solamente de índole económica (problemas políticos, miedos sociales, etc…) Esto conllevaría una demanda de dinero líquido, para aumentar el poder adquisitivo (al existir deflación), en este caso la demanda sería de dólares, no de oro.

Un escenario donde podría verse fortalecido el oro en caso de deflación sería el miedo a una crisis bancaria. Esto generaría que como la mayoría de dólares se guardan en bancos, hubiese una mayor demanda de oro que de propios dólares, generando subida de precios de oro en un entorno no favorable para el mismo.

En entornos inflacionarios ocurre totalmente lo contrario, ya que el propio dólar no es capaz de mantener el poder adquisitivo. Por lo tanto podemos interpretar que en entornos donde la inflación es baja el dólar es el gran beneficiado de los problemas que puedan surgir en el mundo; es decir, será el refugio. En caso de haber inflación el oro será el refugio ante problemas o shocks en el mundo.

El dólar es la divisa más importante del mundo pero no siempre lo ha sido, podría cambiar volviendo a dar el trono al oro o a otra divisa.

El oro en la actualidad

Para alguna gente es extraño ver la revalorización que acumula el oro los últimos años en un entorno de inflación inexistente. Como hemos dicho el oro no depende unicamente de la inflación, y en la actualidad lo que lo ha movido ha sido más bien la política monetaria. El incremento desmesurado de dinero en circulación, así como el hiperendeudamiento de los países han generado una demanda de oro por parte de los agentes económicos.

Además de este punto como bien indica Rallo en su video más reciente, estamos en una etapa de “lucha por la liquidez” donde los agentes económicos demandan dinero líquido. El activo más demandado sería el dólar, pero entre el dinero líquido podríamos encontrar también el oro el cual se está viendo beneficiando de la madurez del ciclo y de la “lucha por la liquidez”

Por último podríamos sumar la incertidumbre que genera la situación de pandemia mundial, lo cual es uno de los escenarios que beneficia al oro. Estos 3 puntos han hecho que el oro cotiza a precios no vistos desde hace muchos años, en nuestra opinión justificadamente.

Conclusión

Como conclusión podríamos decir que el oro es un activo imprescindible en una cartera con diversificación real. También ha funcionado muy bien como un seguro ante eventos de caos. En cambio el oro como inversión individual ha tenido un rendimiento ajustado al riesgo ha sido deficiente.

Si os interesa ver el papel que tiene el oro en la cartera de nuestro fondo Icaria Cartera Permanente podéis leerlo aquí

Conoce todos los detalles del Fondo Icaria Cartera Permanente
Si quieres saber más, ponemos a tu disposición el dossier con toda la información.

Descargar Dossier informativo

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta