Como valorar una compañía paso a paso

Antes de nada te recomendamos si no estas familiarizado con cierta terminología que visites nuestro hilo de “Glosario de términos” para que te sea más comprensible esta guía.

En este apartado intentaremos resumir los apartados que para nosotros son más importantes a la hora de decidir si invertir en una empresa. En todos los análisis que encontrarás en esta página estudiaremos todos y cada uno de estos puntos al ser fundamentales para comprender en profundidad el atractivo de un negocio.

Para nosotros la aproximación adecuada a la hora de analizar una empresa es como si fuesemos propietarios de la misma (en cierta parte lo somos de una parte), intentar ponernos en el lugar del propietario y analizar todos los detalles que en ese caso analizaríamos. ¿Qué entraría dentro de estos detalles?

  1. Entender el negocio. Es la premisa básica y fundamental de todo análisis. La base siempre será comprender en profundidad el negocio, comprender sus fortalezas y debilidades.
  2. Comprender el sector. No solo es importante conocer el negocio, si no también las dinámicas del sector. ¿Existe exceso de oferta? ¿Está incrementándose la capacidad puediendo hacer sufrir los precios? ¿Demanda elástica o inelástica? Es un sector concentrado o con elevado grado de dispersión.
  3. Estudiar los competidores. No hay mejor forma de conocer la posición competitiva de un negocio que ponerlo en contexto con su competencia. Será uno de los pasos más importantes para entender su posicionamiento en el sector.
  4. Management. El management es algo imprescindible en la ecuación del atractivo de una empresa. Aspectos muy importantes para nosotros son: la trayectoria del management, la alineación de intereses (si tienen acciones de la empresa en propiedad) y sobre todo su cumplen los planes de negocio  a 3-5 años vista (lo habitual) este último punto es totalmente fundamental a la hora de ir de la mano de un equipo gestor.
  5. Capital Allocation. El capital allocation tendrá un impacto elevado en nuestra rentabilidad en el largo plazo. Es importante como asigna el capital el equipo gestor. ¿Realiza recompras de acciones cuando la empresa está “barata”? o por el contrario ¿recompra acciones sin importar el precio? Las ampliaciones de capital también juegan en nuestra contra y hay muchos equipos muy dados a ello. Por otro lado nos gustan las empresas que reinvierten con fuerza en el propio negocio siempre que tenga perspectivas atractivas para ello. El dividendo debería ser algo utilizable para empresas maduras de poco crecimiento. Un último apunte importante, no siempre hay que destinar el excedente de caja a dividendos o recompras de acciones, en determinados momentos puede ser más inteligente destinarlo a la amortización de deuda con costes financieros elevados.
  6. Deuda. Dependiendo del perfil de empresa y el sector en el que opera pueden ser “razonables” determinado volumen de deuda neta sobre ebitda. Por lo tanto es importante contextualizar. Además del volumen agregado de deuda es importante analizar los vencimientos por años y ver si podrían surgir problemas determinado año para atender los compromisos o si podrían ver comprometida su capacidad de refinanciarlos.
  7. Riesgos y catalizadores. Cada negocio y sector tiene implícitos determinados riesgos. Es importante comprenderlos y ponerlos en contexto con la rentabilidad potencial para determinar si el binomio rentabilidad-riesgo es atractivo. Los catalizadores son determinados aspectos que podrían permitir aflorar el valor oculto de una empresa de una forma más evidente, digamos que podrían funcionar como impulso positivo para una acción.
  8. Retorno sobre el capital invertido. El retorno que obtienes por cada euro invertido es un aspecto muy importante. Es vital conocer el retorno que se produce en el sector y en las empresas competidoras para ponerlo en contexto ya que las empresas “intensivas en capital” no tienen ROCEs tan elevados como las empresas asset light.
  9. Capacidad de reinversión: No solo es importante tener ROCEs elevados; es tan importante el tener la capacidad de reinvertirlos. De nada sirve tener un negocio con un retorno sobre capital invertido muy bueno si no tienes la posibilidad de reinvertirlo en el propio negocio (por madurez o poca capacidad de crecimiento)
  10. Free cash flow. El aspecto más importante a nivel cuantitativo de una empresa es el flujo de caja libre que genera. Por lo que es fundamental calcularlo para saber si es una empresa que genera caja o que quema caja. En el largo plajo las empresas generadoras se diferencian enormemente de las demás.
  11. Adquisiciones realizadas por el management. Si la empresa que estamos analizando es activa en M&A es importante que analicemos los múltiplos a los que se hacen esas adquisiciones para saber si se están comprando a buen precio o se está sobrepagando (lo cual no genera valor en el largo plazo)
  12. Transacciones en el sector. A la hora de sacar múltiplos de cara a posibles OPAs o de cara a la utilización de múltiplos de valoración, es importante tener claro que múltiplos se están pagando en transacciones dentro del propio sector.
  13. Barreras de entrada o MOATS. Es fundamental analizar las posibles barreras de entrada que dispone la empresa y aún más importante; las capacidades de la empresa para mantenerlas en el futuro. Si quieres conocer más sobre los MOATS te recomiendo que leas este post.